Tan extremista como un Boca-River.

¿Por qué siempre nos quedamos en  los extremos?

La situación del pasado fin de semana dio lugar a una multiplicidad de opiniones, puntos de vista, reflexiones. Sin embargo, no se dejó de meternos a todos los hinchas en una misma bolsa

El hincha como animal, bárbaro, incivilizado, monstruo, bestia, entre otros.

Que todos sentimos vergüenza, desde ya. Que nos sentimos afectados, también. Que nos da pena y tristeza ver como se derrumbaba una fiesta por la “animalización”, si se quiere, de la pasión, claro que sí. Y ni hablar de los más afectados, los jugadores.

Pero, basta de generalizar.

Como xeneize me sentí humillada. Porque soy fiel seguidora del equipo desde que tengo uso de razón. Pero también tengo USO DE RAZÓN. Puedo, como miles de hinchas, festejar y razonar. Puedo entender  al fútbol tanto en su faceta espectacular, como en la capitalista. Sabemos, de más está decir, como funciona todo por detrás. Sabemos que es tanto un juego como un mercado. Sabemos, sí. Y por eso tenemos claridad para pensar críticamente.

Lo que sucedió estuvo, en todo sentido, mal. Las lastimaduras no fueron solo físicas y anímicas hacia el plantel, sino hacia todo el acontecimiento que suponía fecha y hora inamovibles. Miles de hinchas, millones de personas  (a nivel nacional e internacional) esperaban presenciarlo.

Pero, todo se desvirtuó por una porción. Una pequeña porción que, quizá, represente a otros tantos (y sean muchos) pero aún no representan lo que verdaderamente siente el  fiel hincha.

Se perdió una fiesta que, aunque se juegue hoy, mañana o en un mes, no será igual. Queda una sensación horrenda en el pecho, una angustia que no se arreglará simplemente disputándose el partido. Pero por eso, tampoco, uno deja de pensar en otras cuestiones.

Ahora no sólo no puedo salir en pollera de noche, sino que tampoco puedo vestirme de azul y amarilla por que me tilden de salvaje. Basta de estigmatizar. Basta de generalizar.

Algunos solo sentimos amor por los colores y los alentamos por la pasión. Pero la pasión sana y crítica. La pasión cuerda. No me metas en tu extremo.

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s